imigranteMujer Migrante Ostenta Obra De Francisco Toledo

   Dotado de una imaginación metamórfica, figura prometeica del arte y la cultura mexicana cuya trayectoria es fundamental para la identidad del arte nacional contemporáneo, el pintor oaxaqueño Francisco Toledo, un indio zapoteco nacido en el pueblo de Juchitan a finales de los años 50’s  ha creado, como nadie en el mundo, imágenes fantásticas en donde animales y humanos se nagualizan en continua comunión,  cactus, iguanas, espinas y sapos sirven para la creación del mito mas allá de la realidad, irascible, impredecible, introvertido, incluso agresivo, Toledo es considerado por muchos el artista mas brillante vivo hoy en México.

Viajamos 162 millas desde la ciudad de los vientos Chicago, tomando la ruta 88 al oeste hasta la comunidad de East Moline para conocer a una mujer migrante que reside en el área  que posee decenas de dibujos y grabados del encumbrado artista Francisco Toledo, la conexión se dio de forma fortuita a través de un primo mio y quiso el destino que conociera a esta maravillosa persona y que incluso compartiera con este medio de comunicacion su increíble historia, de como convivió con el maestro y colecciono su obra por mas de una decada.

Paisano, compañero de destino en el Museo de Arte Contemporaneo de Oaxaca (MACO) Toledo fue el director en jefe del recinto donde doña Rosarura Garcia o “Juanita” como es conocida en la iglesia bautista de esta multicultural comunidad, trabajo a su lado durante 14 años, periodo que describe como simplemente emocionante en el templo sagrado de la difusión y conservación de la plástica oaxaqueña empoderada por la presencia del creador huchiteco.

Lo describe como una persona muy especial, un artista en el pleno sentido de la palabra, orgulloso de su tierra,de sus alumnos, pero sobre todo de su pueblo de Oaxaca, venerador de don Benito Juarez, otro oaxaqueño de excelencia universal, vestido humildemente todo el tiempo, con pantalones de manta huaraches y pelo suelto, no importante a donde viajara el maestro Manhattan, Paris y Londres incluso en la nieve, siempre era el mismo, todo un icono.

Obsesionado con la identidad nacional Toledo se nutrió de una cultura haliográficas, decía Carlos Monsivais, a propósito de la manía del pintor por coleccionar imágenes, exvotos, estampitas, libros, dibujos tomadas de muros de templos o alcaldía rurales, todo este equipaje cultural, lo devuelve con creces en su obra imaginativa que representa la combinación de lo nunca antes concebido por historiadores o cronistas nacionales, en ella esta la pasarela de la santidad y las visiones neoliberales unidas en feliz matrimonio.

toledo

Nuestra entrevistada nos invita a su casa, cenamos barbacoa y sopa de calabaza, estamos a punto de ver su colección de dibujos, borradores y ensayos, programas autografiados por el maestro, muchos de ellos dedicados y firmados, otros rescatados por “Juanita” quien nos confiesa que sabe del valor de este legado, que fue juntando mientras trabajaba pacientemente al lado de Toledo en el Museo .” Cuando recién llegue los puse en una caja de seguridad en un banco, temiendo que un incendio los destruyera “.

Excitados accedemos al material conservado en distintos sobres y carpetas, aparecen ante mis ojos los primeros dibujos y ejercicios: Un conejo metamorfoseado en un indio tolteca, un gallo deforme pero increíble, una mujer luchadora, serpientes, hombres sapos me miran desquiciados ya perpetuados por su genial ingenio y la tinta de una pluma negra.

Los dibujos y bosquejos  de Toledo siguen apareciendo: Plumas, mujeres, avestruces, chapulines excelsos de todos tamaños y formas,conejos que son caballos con penes gigantes al mismo tiempo, muy parecidos a los utilizados en los libros de culto de Carlos Castaneda  y las enseñanzas de Don Juan… hay burros, caras de vagina, ranas, espirales, todo plasmado en hojas, cartones, bolsas de pan, sobres , programas,  hojas de periódicos, hay ademas una serie de grabados originales de varios de sus alumnos la colección es fascinante y a todas luces autentica.

El testimonio de esta mujer migrante que viajo desde Oaxaca hasta la frontera para cruzar hasta el medio oeste es conmovedor, casada con dos hijas adolescentes trabaja arduamente en una factoría para mantenerse, su esposo esta en prisión, pero comprende que la obra del maestro es una luz, al menos de tipo económico que en el futuro la podrá ayudar a salir de las vicisitudes de su actual situación.

dibujo-5 dibujo-7 dibujop-2